Uncategorized

Desfibrilador Externo Automático (DEA) | Tipos, Funcionamiento, Clasificación y más

Un desfibrilador externo automático (DEA) es un dispositivo médico de suma importancia tanto para la intervención ante afecciones cardiacas repentinas en el medio intrahospitalario, como para áreas públicas ajenas a centros de atención de la salud.  Su correcto uso depende de una cantidad variada de factores, entre los cuales destacan: el conocimiento de los procesos fisiológicos y el funcionamiento del dispositivo por parte del ejecutante, las normas oficiales subyacentes, el tipo de desfibrilador externo automático, las características del paciente, especificaciones técnicas, etc. En este artículo recopilamos la información más importante sobre el funcionamiento del desfibrilador externo automático y sus tipos de acuerdo a dos criterios principales: su forma de onda, y usuario.

Desfibrilador Externo Automático

Importancia del desfibrilador externo automático

Según datos de la OSHA (Occupational Safety and Health Administration), sesenta y un millones de estadounidenses tienen enfermedades cardiovasculares, lo cual desemboca en aproximadamente 1 millón de muertes por año; de estos decesos, entre 300,000 y 400,000 se deben a un paro cardíaco repentino. Las tasas de supervivencia para casos de este tipo, acaecidos fuera del hospital, son solo del 1 al 5%. La mayoría de las veces, el paro cardíaco se debe a una fibrilación ventricular, que puede remediarse si se trata oportunamente con una descarga eléctrica.

La rápida intervención de una fibrilación ventricular con desfibrilación inmediata puede dar como resultado una supervivencia superior al 90%. Con cada minuto de demora en la desfibrilación, alrededor menos del 10% sobrevive, provocando que a los10 minutos la supervivencia se torne muy escasa. De aquí se deduce la enorme importancia de contar con un DEA (desfibrilador externo automático) en sitios de carácter hospitalario y extrahospitalario, y poseer los conocimientos necesarios para su exitosa utilización.

Desfibrilación

Un ejemplo concreto de la eficacia de disponer de un DEA para incidentes cardiacos se dio en junio de 1999: los aeropuertos O’Hare y Midway de Chicago instalaron DEA para responder en 1 minuto a un paro cardíaco. En los primeros 10 meses, ocurrieron 14 paros cardíacos, y 9 de las 14 víctimas (64%) sobrevivieron.

Fibrilación

Para comprender el proceso de desfibrilación que ofrecen un desfibrilador externo automático es menester conocer el fenómeno de fibrilación ventricular; si no necesitas recordar las funciones básicas del corazón y la mecánica de la fibrilación, te recomendamos saltar al siguiente tema.
La fibrilación y desfibrilación suceden como consecuencia de anormalidades en el sistema de conducción cardíaca. ¿Qué es el sistema de conducción cardíaca? Es una red de tejidos del corazón cuya función es generar impulsos eléctricos y transmitirlos por todo el órgano, causando la contracción del músculo y creando un pulso.

La contracción del músculo cardíaco que expulsa la sangre es disparada por descargas eléctricas que recorren sus membranas celulares. El corazón se contrae, o late rítmicamente como resultado de descargas que se autogeneran, una propiedad llamada autorritmicidad. El director natural del ritmo cardiaco es el nodo sinoatrial (SA), localizado en la aurícula derecha. Este se “activa” a intervalos regulares, produciendo alrededor de 60 a 70 latidos por minuto. El impulso eléctrico desde el nodo SA desencadena una secuencia de eventos eléctricos en el corazón, que genera una sucesión ordenada de contracciones.

En un corazón sano, un impulso o más impulsos que interrumpan el ciclo cardíaco son usualmente tolerados. Pero en un corazón enfermo, estos impulsos pueden inducir fibrilación ventricular (FV); esto es, un ritmo anormal del corazón. La fibrilación es una condición en la cual la contracción de las fibras musculares ventriculares es muy rápida y caótica, siendo ineficaz para bombear sangre al cuerpo y al cerebro. La víctima pierde la conciencia, no se detecta pulso, y finalmente la capacidad de respirar. Es el mecanismo más común de muerte súbita cardíaca.
a

Desfibrilación

La desfibrilación es la aplicación de una descarga de alto voltaje a través del músculo cardíaco; el flujo eléctrico repentino provoca que las fibras musculares del corazón se contraigan simultáneamente. Entre un 75 % a 90 % de la masa de las fibras responderán a esta activación forzada, de forma que cuando regresen al estado de reposo estarán en condiciones de responder al marcapasos natural, restaurándose el ritmo y el bombeo de sangre. El choque se aplica a través del tórax, por medio de paletas de desfibrilación o  electrodos), colocados sobre la piel. La preparación de la superficie de la piel y una correcta colocación de los electrodos son factores importantes.


Desfibrilación

 

Desfibrilador externo automático (DEA)

Los desfibriladores son dispositivos usados para administrar impulsos de descarga eléctrica a un paciente que se encuentra en fibrilación ventricular para restaurar el ritmo normal y el bombeo de sangre al cuerpo. El Desfibrilador automático externo difiere de los desfibriladores convencionales en cuanto a su capacidad de detección computarizada que analiza el ritmo cardíaco y distingue ritmos en los cuales se debería dar un choque de aquellos en los que no se debería aplicar una descarga. El DEA (desfibrilador externo automático) permite desfibrilación en una variedad de escenarios, por personas no entrenadas. Los técnicos en emergencia médica pueden usarlo efectivamente con el mínimo entrenamiento.

Desfibrilador

Los DEA están equipados con electrodos desechables autoadhesivos, los cuales no solamente graban la señal de ECG sino que también liberan la energía de desfibrilación. El análisis del ritmo con un DEA solo se debe iniciar en un paciente con paro cardíaco. Pueden ser automáticos o semiautomáticos, ambos tienen un control de encendido (on/off) y un control de análisis del ritmo. Cuando un dispositivo automático detecta un ritmo propenso para recibir un choque, se carga y libera un choque. Un dispositivo semiautomático consulta al usuario para liberar la descarga y podría o no cargarse automáticamente.

 

¿Cómo funciona un desfibrilador externo automático?

La energía eléctrica descargada sobre el paciente por un DEA es provista por un gran capacitor (un componente electrónico capaz de almacenar y liberar energía); el capacitor es cargado durante un periodo de varios segundos a través de baterías recargables o corriente alterna. Alarmas audibles y visuales informan al operador cuando el capacitor se encuentra cargado en su totalidad, y, por lo tanto, el dispositivo está listo para utilizarse.

DesfibriladorLa Figura 1 muestra el diagrama de bloques de un desfibrilador.

Después de que el usuario selecciona el nivel de energía deseada, y presiona el botón de carga, el circuito de control de carga energiza el relevador de carga; (el relevador es un interruptor controlado por voltaje a través de una bobina).  La corriente viaja través del capacitor, que es monitoreado durante la carga. El relevador de descarga se energiza una vez que el usuario presiona los botones de descarga en las palas del desfibrilador, activando el switch que permite el flujo de corriente. La energía almacenada en el capacitor es  suministrada a través del circuito hacia el pecho del paciente. La energía suministrada al paciente es determinada por los monitores de voltaje y corriente; cuando la energía total suministrada ha alcanzado el nivel seleccionado por el usuario, el relevador de descarga es desenergizado, impidiendo el paso de la corriente. Así se lleva a cabo la desfibrilación sobre el paciente.

Diagrama

Debido a requisitos de portabilidad, es necesaria una batería recargable que funge como fuente de energía. La capacidad de una batería totalmente cargada es usualmente suficiente para realizar de 20 a 80 desfibrilaciones. Los desfibriladores siempre están conectados al tomacorriente en modo de espera.

 

Tipos de desfibriladores externos

Podemos clasificar al desfibrilador externo automático en dos tipos:

-Por su tipo de onda de descarga.-Por el tipo de usuario al que está destinado.

d

DEA por tipo de onda de descarga

Dentro de esta clasificación podemos distinguir dos tipos de desfibriladores: monofásicos y bifásicos. Cada uno posee características diferentes que dependen directamente de la forma de onda utilizada.

d

Desfibrilador monofásico

Desde los años sesenta hasta la actualidad se ha empleado predominantemente la forma de onda Monofásica. En este tipo de descarga, la corriente fluye en una sola dirección. Dentro de este grupo, predomina la forma de onda Monofásica Amortiguada Senoidal (MAS).

El circuito eléctrico para generar una onda MAS (Figura 2), consiste en un capacitor, un transformador, un rectificador de onda, un relevador y una bobina. Durante la carga, el relevador está energizado y la corriente alterna de la fuente de poder está limitada hasta el nivel deseado por el transformador. El circuito de carga y el rectificador de onda convierten la corriente alterna a corriente directa. El capacitor se energiza hasta el valor deseado. El voltaje del capacitor es monitoreado para determinar la cantidad de energía almacenada. El relevador de carga se desenergiza cuando hay suficiente energía almacenada en el capacitor. Cuando el operador presiona los botones de descarga, el relevador de descarga se energiza. La energía almacenada en el capacitor fluye a través de la inductancia hacia el paciente. La corriente descargada a través del circuito LRC produce la forma de onda MAS.

CircuitoAsumiendo que la impedancia del paciente es constante, la energía suministrada, por una onda MAS, está dada por:

EcuaciónDonde,

𝐸𝐷: energía suminsitrada al paciente.

𝑉: voltaje suministrado al paciente.

𝑅: la impedancia del paciente.

𝑡: el tiempo de la duración de la onda.

 

Desfibrilador bifásico

En las ondas bifásicas, la corriente del desfibrilador no es unidireccional, como en el caso de las ondas monofásicas; en este caso, la corriente atraviesa el cuerpo en una dirección y enseguida en dirección contraria. Los desfibriladores no solo desfibrilan de igual manera que los monofásicos, sino que también están asociados con una mejor función cardiaca postshock, menor cantidad de arritmias postshock y mejores resultados neurológicos.

Monfásico/BifásicoAdemás, con niveles menores de energía se ha demostrado que se producen los mismos resultados que un desfibrilador monofásico que administra altas cantidades de energía.

Las formas de onda bifásicas tienden a imponerse desde los últimos diez años, siendo las siguientes las más comunes:

  1. Exponencial bifásica truncada (BTE, por sus siglas en inglés).
  2. Onda de corriente controlada.
  3. Exponencial bifásica muestreada.
  4. Exponencial Bifásica Rectilínea.

 

Desfibrilador externo automático por el tipo de usuario

De acuerdo a esta etiqueta de clasificación, se cuenta con dos tipos de desfibriladores: automáticos y semiautomáticos.

Automáticos: en este tipo de modelos, el usuario debe colocar los electrodos o parches sobre el pecho del paciente; el mismo desfibrilador indica cómo hacerlo. Además, necesita activar o encender la unidad para que este inicie el análisis del electrocardiograma; a través de los electrodos, si se necesitara, el mismo equipo llevaría a cabo la carga y la descarga eléctrica.

Semiautomáticos: estas unidades analizan la señal del electrocardiograma del paciente y notifica al operador cuando la desfibrilación se indica como necesaria. El operador activa posteriormente el equipo y realiza la descarga.

En este tipo de equipos existen tres modalidades:

-Unidades que despliegan en una pantalla la onda del ECG.

-Unidades que no muestran la onda de ECG porque no tiene pantalla.

-Desfibrilador/monitor convencional con capacidad de funcionar como un DEA.

Desfibrilador externo automáticoNota:

Comúnmente el desfibrilador externo automático incluye un sistema para documentación y registro, cables para conectar los electrodos o parches adhesivos y en algunos casos una pantalla de cristal líquido o donde pueden ser leídas las instrucciones, así como la señal del electrocardiógrafo que se obtiene a través de los parches.

 

Sobre la corriente de desfibrilación e impedancia

Para asegurar una desfibrilación bien ejecutada, se debe suministrar una cantidad suficiente de corriente eléctrica al músculo del corazón. Varios factores afectan la cantidad de corriente necesaria: forma y tamaño del cuerpo, ciertos medicamentos que el paciente haya consumido, y ubicación de los electrodos. La corriente de desfibrilación es afectada por la impedancia transtorácica, que es la resistencia en el tórax al flujo de corriente. La impedancia depende de la superficie de la piel, presencia de pelos, grasa, huesos, aire en los pulmones, y de la colocación de los electrodos de desfibrilación. Como consecuencia, los niveles de impedancia y la cantidad de corriente necesaria para desfibrilar varían según la persona. La impedancia puede contrarrestarse con una mayor intensidad de descarga, la cantidad de fuerza que se le aplica a los electrodos manuales, y usando un agente conductivo (gel) entre la piel y el electrodo.

Impedancia

Normas

Las siguientes son algunas de las principales normas relacionadas con los equipos y procedimientos de los desfibriladores automáticos externos:

Clasificación de acuerdo al riesgo

La siguiente es una tabla extraída de la Guía Tecnológica No. 31 de de CENETEC.

Especificaciones técnicas

La CENETEC diseñó cédulas de especificaciones técnicas que pueden usarse en la toma de decisiones para adquisición de equipo

Después de conocer a detalle las especificaciones y normas del desfibrilador externo automático, te invitamos a echar un vistazo a los desfibriladores de la marca Bexen Cardio, los cuales cumplen con todos los requisitos requeridos para brindar los mejores resultados.

 

Síguenos en FacebookFacebook CEMSA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *