Uncategorized

Ictericia Neonatal: 4 Puntos Clave Para Comprender Sus Causas

La ictericia es una patología caracterizada por la coloración amarilla de la piel y los ojos, provocada por un aumento de la concentración de bilirrubina en la sangre (conocida como hiperbilirrubinemia). Es una de las enfermedades más frecuentes en recién nacidos: entre el 40 y 60% de los neonatos la padecen, mientras que la incidencia en prematuros asciende al 80%.

La academia de pediatría de los Estados Unidos (AAP), recomienda examinar a todos los bebés antes de darlos de alta, con el objetivo de descartar ictericia. Siendo una de las patologías más frecuentes en recién nacidos, es de suma importancia que todo profesional perteneciente al sistema de salud conozca no sólo la definición y la sintomatología, sino también los principios químicos, celulares y sistémicos operantes en su génesis dentro del cuerpo humano. En este artículo encontrarás cuatro puntos clave para comprender los mecanismos fisiopatológicos de la hiperbilirrubinemia, de una forma sencilla e intuitiva, y las causas principales de su presencia en niños recién nacidos.

 

1. Hemoglobina, ¿qué es?

Es imposible hablar de ictericia sin citar ciertos términos biológicos imprescindibles en su proceso. Partiremos de la definición de un compuesto esencial del plasma sanguíneo: la hemoglobina, y de ahí nos conduciremos a otros conceptos de igual relevancia.

La hemoglobina es una proteína de la sangre alojada en los glóbulos rojos, que le confiere su color característico; sus funciones principales son el transporte de oxígeno y dióxido de carbono en el proceso de respiración celular. Está compuesta de globina (una proteína), y un grupo hemo; este grupo está conformado por hierro y un compuesto llamado porfirina, como se muestra en la Figura 1.

Grupo hemo globina

Figura 1
2. Nacimiento de la Billirubina

Cuando los glóbulos rojos envejecen y no cumplen correctamente sus funciones, son degradados por células llamadas macrófagos tisulares. La hemoglobina es liberada y engullida por varios órganos, principalmente el hígado, el bazo y la médula ósea. Consiguientemente, una enzima actúa sobre la hemoglobina y la separa en dos partes: la globina y el grupo hemo

(figura 2).

Hemoglobina grupo hemo y globinaFigura 2

Las células vuelven a utilizar la globina, mientras que el grupo hemo es separado en hierro y biliverdina

(figura 3).

Por otro lado, una enzima se encarga de transformar la biliverdina en un compuesto nuevo: la bilirrubina (figura 4). Así es como se da a lugar la formación del compuesto químico clave en la manifestación de la ictericia.El 80% proviene de la destrucción de los glóbulos rojos.

 

Biliverdina Hierro

Figura 3

 

El 20% es consecuencia de otros procesos acaecidos en la médula ósea y el hígado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *