Uncategorized

Anestesia Durante la Resonancia Magnética | Normas y Procedimiento

La aplicación de anestesia durante la resonancia magnética suele ser una práctica necesaria para la paliación de distintas fobias, dolores u otro tipo de incomodidades en pacientes que se niegan a permanecer despiertos durante el tiempo de ejecución del estudio.

Por esta razón, y por los incidentes en los que la mala praxis de la anestesiología durante el proceso ha cobrado vidas humanas, han surgido diversos estudios y normas para la optimización del proceder del encargado del monitoreo y realización de la sedación anestésica, cuyos puntos más fuertes recopilaremos en los siguientes párrafos.

Recomendaciones

  • Las siguientes recomendaciones están basadas en investigación científica y normatividad oficial, y pretenden resumir las consideraciones más críticas en el uso de anestesia durante la resonancia magnética:
  • La anestesia general endotraqueal es preferible a la sedación profunda.
  • En pacientes con lesiones cerebrales lo recomendable es la inducción con tiopental, por lo tanto, se indican relajante muscular no despolarizante (RMND) y mantenimiento con un narcótico.
  • El Propofol puede utilizarse para inducción y el mantenimiento de la anestesia en los niños mayores.
  • En los pacientes con inestabilidad hemodinámica se prefiere la inducción y el mantenimiento con narcóticos y RMND.

Norma

  • En niños, la vigilancia de los cambios de temperatura es de suma importancia. Por ello debe ser vigilada en todos los procedimientos diagnósticos y terapéuticos.-Radican servicios donde no se dispone de los recursos necesarios para la anestesia moderna. Por ende, se recomienda que, de forma emergente y temporal, ante una emergencia, se utilicen: estetoscopio precordial de plástico, con una manguera larga que nos permita la auscultación continua de los ruidos cardiacos; monitor de presión no invasiva con mangueras largas; sistema de ventilación Mapleson D o similar con mangueras largas; monitoraje de la temperatura;  vía venosa larga con llave de tres pasos que permita la administración de los fármacos necesarios.
  • Los fármacos de reanimación y el instrumental para intubar o re-intubar debe estar siempre listo. El medio de contraste puede producir reacciones alérgicas, nausea, vómitos, hipotensión, bronco espasmo, edema en las vías aéreas y anafilaxia; por esta razón, es preciso contar con los recursos necesarios para el tratamiento de estas complicaciones.

 

Zonas de trabajo

Recientemente, la ASA (2009) emitió una amplia lista de recomendaciones para el cuidado del paciente en la aplicación de anestesia durante la resonancia magnética. Se establecen 4 zonas de trabajo en el área de resonancia:

Zona I. Lugar donde toda la gente tiene libre acceso.

Zona II. Interfase entre la zona 1 y la 3, donde hay acceso restringido sólo a pacientes y acompañantes; regularmente es el sitio donde se hace el interrogatorio al paciente.

Zona III. La introducción de material ferromagnético puede resultar en lesiones graves e incluso la muerte, por la acción del campo magnético. Por esto, el acceso está estrictamente restringido.

Zona IV. Es propiamente la sala de resonancia magnética; por definición, esta zona se encuentra dentro de la zona III.

Sistema de monitoreo para la anestesia durante la resonancia magnética

De acuerdo al apéndice B normativo de la NORMA oficial Mexicana NOM-006-SSA3-2011 para la práctica de la anestesiología, es obligatoria la instalación de un equipo de monitoreo especial para salas de resonancia magnética. Entre los tipos de equipos fijados por la NORMA, existen sistemas de monitoreo como el TeslaM3 o TeslaDuo, desarrollados exclusivamente para el registro de signos vitales de pacientes durante exámenes de resonancia magnética. Esta clase de sistemas resultan fructíferos por su multifuncionalidad, accesibilidad y especialización.

 

Síguenos en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *